Por qué no quiero ser Russian Red

Estoy cansada. Ha sido un semestre agotador, y llego al verano con mucha falta de sueño, exceso de kilómetros y necesidad de pararme a pensar. Y entre otros efectos colaterales, con el blog abandonado.

Supongo que Springsteen también está cansado de su tour Wrecking Ball. Todos los días palizón de viaje y vuelta al escenario a cantar las canciones de siempre, una y otra vez, en plan Día de la Marmota. La diferencia es que a él no se le nota. Estuve en el concierto de Madrid, e independientemente de que te guste o no su música, para mí dio una lección brutal de actitud y amor por su trabajo. Cualquier otra mega-estrella podría seguir cobrando los 70€ de mi entrada, cumplir con un concierto de hora y media y salir volando a la ciudad siguiente. Springsteen estuvo casi CUATRO horas, dándolo todo desde el primer momento como si fuera el último concierto de su vida. Vacilando con la gente, bromeando, dejándose tocar por las primeras filas, subiendo a niños al escenario, pasando su guitarra para que tocara el público, bailando con los de seguridad… y todo pareciendo que disfrutaba de verdad con lo que hacía, que no éramos simplemente una ciudad más entre decenas.

Sí, es él

Me recordó a otro concierto hace unos años en el FIZ de Zaragoza, en el que salió Russian Red con aspecto de perdonarnos la vida, dejó caer cuatro canciones mirando al techo con cara de extremo aburrimiento y desapareció en cuanto pudo. Exactamente igual.

Espero que me dure la influencia del concierto de Bruce lo suficiente como para aguantar el tirón hasta las vacaciones, para que se me contagie su entusiasmo a pesar del cansancio. Al fin y al cabo los dos estamos haciendo lo que realmente nos gusta, así que no hay excusas. ¡Que no se me olvide!

This entry was posted in actitud, Personal and tagged , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Por qué no quiero ser Russian Red

  1. Hola guapísima:
    Claro que aguantarás! Tenemos el subidón del AOS, un viaje de lujo a Amsterdam (Stoos-Stampede),… estás con el deposito a tope :-)
    Eso sólo significa que queremos más!!!!

    besos enormes
    MazapanFeliz

  2. Félix says:

    Os odio.
    No sólo me liásteis viernes y sábado.
    Es que además, el domingo me he tirado un montón de rato tuiteando y riéndome con personas que hace 48 horas no existían. Y viendo fotos.
    Y por si fuese poco, ordenándoos a unos cuantos del #AOS2012 en mi “agilista”, pues he llegado hasta aquí. Son las 5 de la mañana, y ya me veo haciendo un blog (no el que hemos comentado algunas veces, para mi chica), sino uno sobre mí. Y que no sea sólo de curro (jamones, viajes, recetas y tal).
    Así que si ya descansaba poco, con esto ya no sé que va a ser.
    No debería volver a escucharos más, porque a este paso acabo programando, esprintando, escumbreando o cualquier palabrota.
    Menos mal que soy limitadico y por ahora sólo sé …

    MUCHAS GRACIAS POR TODO.
    Un abrazo para la family,

    PD: alguien pregunto y yo contesté: “#DesdeElLunes descansaré más y volveré a hacer deporte”.
    Si empiezo así, mentira cochina…

    Félix, #JammonityManager ;-P

    • Teresa says:

      Sí, ya he visto que me has añadido a una extrañísima lista llamada “LaJamoneria/mrktn-informatic-cm-smm”. Muchísimas gracias a ti, el día que empieces a “escumbrear” avisa que eso tengo que verlo! Tu blog irá directo a mi reader (o sea, que me apuntaré para que me avisen cada vez que publiques algo nuevo…)

  3. Jorge says:

    Pasaba por aquí por lo del AOS… no había visto esta entrada ;)

    Cuando era crío, no me caía demasiado bien Bruce. Pero en mi época de guitarrero, me dio por machacarme biografías de músicos…leer acerca de la transformación física de Bruce de los 70 a mediados de los 80.
    La motivación principal (decía el texto, no se cómo de fuente autorizada sería), era poder aguantar los conciertos y las giras que quería ofrecer, y que entonces no podía, físicamente, soportar.

    ;e pareció asombroso. Una capacidad de sacrificio brutal, y una clave de entender el negocio: Ofrecimiento completo, en cada concierto, cada noche, a su público. Al 100%, sin medias tintas. Hablando, opinando, agradeciendo el sudor con sudor. Era su forma de establecer una relación honesta, de aligerar los divismos a los que somos tan dados, a ambos lados del escenario… y de alguna manera, marca un estándar contra el que comparar a todos los artistas, y a nosotros mismos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>