El fin del agilismo

Crossblogging: escribe un tuit con un título, el nombre de un amigo y el hashtag #crossblogging; el amigo mencionado tiene que escribir un post con ese título.

Y así, @joserra_diaz me lanza el guante de escribir sobre “El fin del agilismo”. Lo primero que me vino a la mente al ver su tuit fue esos libros de cuando éramos pequeños de “Escribe tu propia aventura”, en los que podías escoger cómo avanzaba la historia o cómo terminaba.

Elige tu propia aventura

Así que a elegir:

Fin número 1

Agile” está de moda, tan de moda que todo el mundo se ve obligado a decir que es ágil y desarrolla con scrum para poder continuar en el mercado. Como me dijo un alumno “nosotros probamos a hacer scrum pero no funcionó… En realidad no teníamos scrum masters ni retrospectivas… ni sprints”. Cuando el 100% de las empresas proclama su agilismo y sigue haciendo las cosas exactamente igual, el término pierde su sentido. Todo es ágil, nada es ágil. The End.

Fin número 2

Efecto péndulo: después de una discreta explosión durante los años 2000, el mundo decide que el agilismo fue una buzzword pasajera y sobre-reacciona volviendo a la gestión clásica. Las empresas compiten por conseguir CMMi nivel 9, convenientemente certificado, y miles de scrum masters se reconvierten a Program Managers si quieren seguir pagando la hipoteca. En el 2018 nadie recuerda qué era un punto de historia. The End.

Fin número 3

Cuesta tiempo. No siempre funciona. Algunos equipos no son capaces, fallan y reintentan. Y sin embargo el agilismo se extiende. Las empresas no ágiles se quedan sin empleados que quieran trabajar allí (¿no sois ágiles? No me interesa el trabajo) y sin clientes que quieran contratarles (¿cómo que me envías un Gantt? ¿Qué es un Gantt?), y se extinguen poco a poco. La selección natural es lenta, dura y no siempre agradable. The End.

Fin número 4

No preguntéis cómo ni por qué: de repente, todos los maestros de primaria empiezan a aplicar los principios de Agile Schools, y transforman la mentalidad de una generación entera de niños. Al alcanzar la edad laboral, ponen patas arriba el mundo del trabajo y lo reinventan completamente. La palabra agilismo pierde su sentido, porque es simplemente la forma natural de hacer las cosas. The End.

Fin número 5

Escribe tu propia aventura.

This entry was posted in Agile, Cambiar el mundo and tagged , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to El fin del agilismo

  1. Pablo says:

    Fin número 5

    En 2025 sólo puedes trabajar desde casa para una gigaempresa que se conecta directamente a tu cerebro y relaciona tus señales con las del resto de sus esclavos. Agile es una rutina que aprende como conectar y optimizar cerebros humanos.

    Corred al monte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>